10 de diciembre de 2013

Un impresionante sitio maya: Río Azul (El Petén, Guatemala)

Tumba 1 al momento de ser encontrada, antes del saqueo. Río Azul
El sitio es muy poco conocido y se ubica en la esquina noreste del departamento de El Petén, 5 kilómetros al sur de la frontera con México y 16 al oeste de la de Belice. Está conformado por 729 estructuras en torno a 39 plazas, distribuidas en nueve grupos, en diferentes estados de conservación ya que fue un sitio profundamente saqueado durante decenios. Aún se encuentra en estudio por parte de un equipo de arqueólogos y conservadores, por lo que de momento no cuenta con un plan de manejo y gestión del turismo adecuado para su visita. El núcleo de la ciudad (0,5 km2) posee la mayor concentración de edificaciones, y se han registrado por el momento 28 tumbas (11 con pintura mural, sólo 3 abiertas, la 1, 12 y 19), 26 estelas lisas, 16 altares y once mausoleos decorados con murales, nueve de ellos totalmente saqueados. Había además construcciones defensivas y un complejo sistema de control hidráulico. El equipo de investigación que trabaja actualmente (Liwy Grazioso, Fred Valdez, Norma García, Karen Pereira y Carmen Ramos), y desde hace unos 20 años en el lugar, no ha hecho excesiva difusión de los trabajos realizados para no despertar el interés del turismo, que sin un previo y adecuado plan de manejo, lamentablemente causa estragos en lugares tan frágiles. De hecho, a pesar de la discreción, algunas agencias turísticas de la zona ya llevan visitantes hasta el sitio e incluso permiten el acceso a las tumbas. Según las interpretaciones recogidas de los años de trabajo en el sitio, el agotamiento de los recursos naturales ha sido postulado como una de las razones de que los mayas desaparecieran repentinamente de la región en el período Clásico Tardío (840-1000 d.C.), ya que según estudios demográficos, en menos de 150 años, la población declinó de unos 400.000 a menos de 1.000 personas. Desde entonces, hay poca evidencia de humanos visitando el área de Río Azul, hasta finales del siglo XIX, cuando cazadores de origen maya dejaron incensarios en uno de los templos más grandes de Río Azul.
Reconstrucción de Tumba 19. Museo de Arq. y Etn. de Guatemala
Desde su descubrimiento en los años sesenta, Río Azul permaneció prácticamente olvidado hasta que en 1981 Ian Graham notificó el intenso saqueo que estaba sucediendo en el sitio, conocido en aquel entonces como Las Gardenias. De 1976 a 1981 Río Azul fue intensamente depredado, pues en ese año el sitio fue elegido por un adinerado coleccionista como centro de excavaciones ilícitas. La devastación a gran escala se intensificó alrededor de 1978 y llegó a emplear hasta 80 trabajadores, actividad que dejó grandes trincheras y túneles visibles hoy en día. Sinn embargo no fue sino hasta 1980 que dentro del Templo de la Acrópolis, se encontró uno de los más bellos mausoleos de la cultura maya, la famosa Tumba 1 que cuando fue descubierta en 1980, había permanecido sellada y por lo tanto estaba intacta. Quedan espectaculares fotografías publicadas en su día por la National Geographic, pero lamentablemente el sitio fue dejado en el olvido nuevamente después de esos primeros trabajos y posteriores saqueos la han destrozado y no permiten visualizarla como en aquella foto. Tal vez sea irónico, pero fue la destrucción del sitio lo que atrajo la atención hacia él y dio origen a un programa de investigaciones en 1983. El Proyecto Río Azul, dirigido por Richard E. W. Adams, de la Universidad de Texas, duró cinco años de 1983 a 1988, y posteriormente el Proyecto Regional Ixcanrio de 1990 a 1991, exploró varios de los pequeños grupos aledaños y el gran centro de Kinal.
Vasija chocolate (para cacao, T-19), detalle de la iconografía, y una máscara de jade que representa al dios del Sol Kinich Ahau
(propiedad de coleccionista suizoBarbier Mueller). Resto de piezas de Río Azul: M.de Arq. y Etn. Guatemala
Para saber más:
Adams, Richard E.W. Río Azul. An Ancient Maya City
Grazioso, Liwy y Fred Valdez. Río Azul. Historia de un descubrimiento (2008)

2 comentarios:

  1. Gracias Alex, por la información. En estos días estoy convenciendo a mi hijo de ir. A ver si vamos. De nuevo gracias! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Quique. Por motivos que desconozco no recibo notificaciones de los comentarios a mis post en mi correo electrónico, así que no he visto el tuyo hasta este momento. Gracias por tu comentario, y si vas, o has ido, me encantaría que me comentaras tus impresiones. Yo no lo conozco, el post se basa en información leída en internet, y conversaciones personales con investigadores del sitio. Alex

      Eliminar